Trucos para elegir la sandía perfecta

Trucos para elegir la sandía perfecta

0
Compartir

Sandía

Acaba de comenzar el verano y con ello la época del año en la que más aprieta el sol. Todo es una rueda y es que para refrescar el cuerpo éste te pide helados, fruta fresquita y bebidas refrescantes. Las estrellas durante estos tres meses son los melones y las sandías. Ahora bien, los supermercados no son tontos y saben perfectamente que la demanda se dispara por lo que los precios aumentan de forma desproporcionada. Te gustaría escoger bien para invertir bien tu dinero, ¿a que sí?

¿Cómo evitar que no te estafen en la compra de una sandía? Posiblemente te ha pasado alguna vez, le pegas el primer mordisco y… ¡Tachán! Insípida, con un aspecto que no te esperabas y con un color menos rojizo de lo que te gustaría. Ahora, con unos sencillos trucos jamás te volverá a pasar, ¡cogerás la que mejor sabor tendrá! ¿No te lo crees? Fíjate en estos consejos que se proponen un poco más abajo.

Cuatro son los apartados que hay que mirar para estar completamente seguro de que te llevas la mejor de las sandías del mercado; forma, color amarillento en un costado, nivel de brillantez y presencia de pequeños arañazos en el exterior. Si los tienes en cuenta… ¡seguro que no te equivocarás más!

Forma

Forma de la sandía Encontrar una sandía con una esfera totalmente perfecta es como encontrar una aguja en un pajar pero sí que hay que evitar elegir una que no tenga algún que otro bollo llamativo ya que podría ser motivo de haber sufrido un golpe durante su transporte o simplemente mientras crecía en el huerto. Es la primera toma de contacto para la valoración por lo que no cuesta nada detenerse a pensar en el aspecto exterior para ver si está todo en orden.

Parte amarilla

Sandía parte amarilla En un gran número de sandías hay una zona de color más amarillento que el resto. Esto es nada más y nada menos que la base de la fruta ya que es el lugar donde reposa cuando está en la mata en el huerto. Es conveniente que la pieza a escoger tenga una gran proporción de piel con ese característico color. No es difícil pero la tenencia de esta tonalidad puede inclinar la balanza para rechazar esa unidad cuando en realidad puede llegar a ser determinante para acertar al llevarse una en perfecto estado.

Brillantez

Forma de cortar sandía La vista a veces nos puede traicionar. Ver una sandía con un color brillante puede llamarte más la atención que otras y, sin embargo, es una clara señal de que aún no está lo suficientemente madura para su consumo. Por ello, es imprescindible descartar las opciones que tengan un color más vivo, es decir, hay que hacer caso a la razón en vez de al corazón. Habrá que contemplar, por tanto, una opción que tenga un nivel de brillo menor para garantizar que se está comprando una con un nivel de madurez óptimo.

Arañazos en la piel

Sandía con arañazos Este es, al igual que lo que ocurre con el puesto número 3, otro de los errores que comúnmente cometemos a la hora de escoger qué sandía es la mejor. Es muy importante saber diferenciar entre aquellas piezas que poseen pequeños arañazos de aquellas que tienen auténticos deconchones. Uno puede tener la certeza de que una fruta con algunas deformidades en su cubierta puede significar un mal sabor en su interior cuando puede ser justo lo contrario.

Lo más seguro es que los encargados de la realización de esas hendiduras superficiales hayan sido los insectos en busca de comida. Dado que se sienten atraídos por el azúcar, puede ser una clara pista de que la sandía guarda un sabor delicioso. Así pues, no tengas repudio en rechazar una de las sandías candidatas si posee algún desperfecto de este tipo en la piel exterior, podría guardar en su interior un auténtico manjar.

La entrada Trucos para elegir la sandía perfecta aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios