La gran mayoría de los trucos de supervivencia que conoces son falsos

La gran mayoría de los trucos de supervivencia que conoces son falsos

0
Compartir

Sin darnos cuenta estamos inundados de mitos que son difíciles de eliminar, debido a que tenemos años tomándolos por ciertos, por lo que seguimos repitiéndolos a quien tenemos oportunidad, lo malo es que algunos de estos consejos hacen mucho más mal que bien.

Y, lamentablemente, el mundo de la supervivencia está rodeado de mitos que podrían matarte. Neil Strauss es un periodista de investigación estadounidense para el prestigioso diario New York Time ha hecho un libro llamado “Emergency”, en el que recopila las mentiras más importantes relacionadas con la supervivencia.

Para él, la televisión y el cine pueden matarte. Bueno, y si no lo hacen ellos lo hará Internet. Sobre todo si sigues los consejos y te fías de estos mitos que todos hemos visto, leído o escuchado alguna vez, y que en muchos casos no tienen ningún viso de realidad. A continuación, te presentamos los 10 mitos de supervivencia que nunca debes seguir.

Si estás perdido en el desierto, puedes obtener agua de un cactus

La verdad es que si en pleno desierto te encuentras con un cactus, lo más probable es que lo único que puedas sacar de esta planta, aparte de pincharte, sean unas pocas gotas de agua. Un líquido que por cierto tendrá un sabor amargo y picante, pudiendo llegar a producirte pequeños vómitos, con lo que todavía podrías deshidratarte más. Buscar pequeños arroyos, depresiones rocosas donde pueda depositarse el rocío de la mañana, o el deseado Oasis seguro que es un plan mejor. Aunque nunca será tan bueno como no olvidarte de llevar al desierto siempre contigo una gran cantidad de agua.

Si te ataca un tiburón, golpéalo en la nariz

Si lo haces, estarás más cerca de hacerte daño en la mano que de provocarle alguna reacción al tiburón que no sea la de enfadarlo más. Aun así, lo que sí se puede hacer, si no hay posibilidad de escapar y el ataque es irremediable, es golpear a los ojos y a las branquias del tiburón, tan fuerte y rápido como sea posible, con un objeto punzante. Esto sí que puede hacer que el tiburón deponga su actitud, ya a que los animales, al igual que los seres humanos, no nos gusta meternos en peleas que podríamos perder.

En un terremoto, el lugar más seguro para refugiarse es ponerse debajo del marco de una puerta

Este mito tiene una variante, que dice que en medio de un terremoto podemos buscar lo que se conoce como un ‘triángulo de vida’, esto es, buscar un objeto voluminoso y acurrucarse junto a él, para que en caso de que reciba un impacto, por ejemplo del techo o de una pared, se comprima ligeramente y cree un vacío o un hueco junto a él. El primer mito sólo tuvo vigencia cuando las casas se fabricaban con materiales muy débiles y los marcos de las puertas eran de madera.

Sin embargo, en la mayoría de los modernos edificios actuales, esto ha cambiado y es precisamente el marco de la puerta uno de los puntos más débiles de cualquier casa. Respecto al ‘triángulo de vida’, es una teoría que sólo puede aplicarse en refugios, chabolas o casas de países del Tercer Mundo que tengan techos planos y ligeros y que al caerse puedan doblarse creando este espacio vital. Para sobrevivir a un terremoto, siempre será mucho mejor agacharse, cubrirse y colocarse debajo de un objeto robusto como pueda ser un escritorio o una mesa.

Si escuchas la explosión de una bomba cerca de ti, llama corriendo a emergencias

Cuidado, no lo hagas, ya que podría resultar muy peligroso al poder activar un segundo dispositivo explosivo. Si has escuchado el estallido de una bomba cerca de tu posición, asegúrate de alejarte de la zona antes de utilizar tu teléfono móvil o tu emisora de radio para avisar a los servicios de emergencias. Si estuvieras asistiendo a un ataque terrorista y los terroristas hubieran colocado una segunda bomba cerca de la primera, tu llamada de socorro podría, de forma involuntaria, activar el detonante.

Al menos así puede ocurrir si se usa el teléfono en un radio inferior a 400 pies (unos 120 metros). Si te encontrarás en esta desgraciada situación, asegúrate de haberte alejado bastante de la posición del estallido, al menos unos 900 metros, y entonces sí, llama con total seguridad a emergencias para informar de lo ocurrido.

Si una serpiente venenosa te muerde, chúpate el veneno

Nunca podrás hacerte un corte o chupar el veneno tan rápido como para detener la propagación del veneno por tu corriente sanguíneo. Además, ponerte el veneno en tu boca podría incluso llegar a ser perjudicial, ya que en caso de que tuvieras alguna herida en los labios o las encías, acabaría convirtiéndose en otra nueva fuente de entrada del veneno a tu organismo.

Si te ataca una serpiente venenosa y no tienes a mano ningún kit especial de supervivencia para tratar este tipo de mordeduras, lo mejor es que avises a emergencias, les informes de tu posición, mantengas limpia la herida y la constriñas unos 5 cm por encima y 5 cm por debajo, para evitar que la sangre fluya con mayor rapidez. Intenta mantener siempre la zona donde te haya mordido por debajo de la línea del corazón y procura mantener una cierta actividad física moderada, como por ejemplo sería el hecho de desplazarte a tu vehículo para poder acudir al centro médico más cercano en busca del antídoto necesario.

Si se produce un incendio eléctrico en tu domicilio, desconecta el dispositivo que lo ha provocado inmediatamente

Si el aparato eléctrico está averiado, sobrecalentado, o saltando chispas o humo, lo único que debes hacer es acudir a tu cuadro eléctrico y apagar el controlador automático de seguridad. Una vez quitada la tensión eléctrica en tu domicilio, llama a emergencias y comunica la avería. Si, además, tienes a mano un extintor de polvo específico para incendios eléctricos, utilízalo para controlar y asegurar la zona.

Si te clavas un pequeño objeto y se te queda dentro del cuerpo, utiliza un cuchillo para sacártelo

Esto puede quedar muy bien en las películas, pero nunca utilices un cuchillo ni ningún otro objeto punzante directamente sobre una herida. Primero llama a emergencias, deja el objeto clavado en su lugar, y aplica un vendaje generoso alrededor de la herida para mantenerla estabilizada y que no pierda más sangre. La única excepción es si el objeto clavado bloquea las vías respiratorias o hay que retirarlo obligatoriamente para practicar una técnica de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Si te quedas atrapado en un paraje helado puedes comer nieve o hielo para sobrevivir

Comer nieve o hielo a puñados provocará que descienda tu temperatura corporal, que consumas más energía de la necesaria, y además podría sentarte mal si esa nieve estuviera contaminada. Siempre que sea posible habrá que derretir la nieve hirviéndola en el fuego, y una vez después de haberla dejado enfriar, proceder a bebérnosla.

También es un falso mito que el alcohol nos ayude a entrar en calor en un clima de frío extremo, aunque provenga del barril que porte al cuello un afable San Bernardo. El alcohol no sólo no te mantendrá caliente, sino que además será el causante de que tu cuerpo pierda más calor corporal. Eso sí, siempre te puedes acurrucar al lado del San Bernardo para protegerte del frío.

Si te quedas incomunicado en medio del mar sin agua potable, puedes beberte tu propia orina para sobrevivir

Dado que la orina humana contiene un alto porcentaje de sal, además de otros residuos tóxicos potencialmente peligrosos, beber tu propia orina lo que provocará mayoritariamente será un aumento de tu deshidratación, en lugar de lo contrario. Las únicas fuentes de hidratación válidas con las que puedes contar en medio del océano son el agua de lluvia, utilizar un desalinizador solar, la sangre de tortuga, y el líquido existente en la espina y alrededor de los ojos del pescado.

Rezar no te ayudará a sobrevivir

Diversos estudios acerca de los rasgos de los supervivientes han puesto sobre la mesa que un aspecto en común que comparten la mayoría de los que han sobrevivido a una situación límite, son las oraciones. Muchos de ellos han rezado, aunque no necesariamente creyeran en ningún dios. Rezar les ayudó a mantener sus pensamientos bien organizados y la mente completamente centrada.

Después de todo, la principal y más importante característica que todo buen superviviente debe poseer es evitar que el pánico crezca en una situación de emergencia. En su lugar, debe mantenerse tranquilo y actuar siempre de una forma organizada, decisiva y con determinación para sobrevivir.

La entrada La gran mayoría de los trucos de supervivencia que conoces son falsos aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios