El talento de esta maquilladora es sencillamente increíble

El talento de esta maquilladora es sencillamente increíble

0
Compartir

La gran artista del maquillaje que ha causado gran revuelo en las redes sociales desde hace unos pocos años es Saida Mickeviciute, una joven de 20 años de edad que nació en Lituania (Europa), pero reside actualmente en Londres y tiene un talento sencillamente increíble.

Es una joven que ha demostrado ser capaz de plasmar grandes obras de arte con ella misma, pues su lienzo es su propio rostro o su cuerpo en algunas ocasiones, y todo a través del maquillaje, unas prótesis, mucha inspiración y dedicación.

La joven realiza sobre todo maquillajes terroríficos, los cuales puede terminar en un par de horas, dejando claro que su imaginación no tiene límites. Tiene la capacidad de convertirse en cualquier personaje, además, le dijo a Bored Panda:

“Mi inspiración proviene principalmente de películas de terror o de mi productor favorito, Tim Burton”.

Transformación de niña a chico (Carlos)

Sin piel

Un perezoso

Jigsaw

Muñeca de porcelana rota

Comerse un sapo

¿De dónde salen los gnomos?

Conejita intelectual

La chica del dirigible Steampunk

Magia con un conejo

Eduardo Manostijeras

Cascanueces de Navidad

El laberinto del Fauno

Caja de espejos con muñeca

Cruella de Vil

Gollum

La Máscara y Milo

Chica robot con engranajes

La talentosa maquilladora tiene en Instagram 41.000 seguidores y es una cifra que sigue aumentando, ya que publica fotos constantemente sobre sus caracterizaciones de todo tipo, predominando las monstruosas obviamente.

Silver queen 👽

A post shared by Saida Mickeviciute (@saich0tic) on

Sin duda, lo más impresionante es que Saida es autodidacta, pues ella misma ha ido aprendiendo al pasar el tiempo. Asimismo, hoy en día está capacitada para hacer una gran variedad de maquillajes espectaculares, y comenzó como tal a realizar sus obras artísticas antes de Halloween de 2015.

La entrada El talento de esta maquilladora es sencillamente increíble aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios