Te enseñamos a escoger la sandía perfecta

Te enseñamos a escoger la sandía perfecta

0
Compartir

Uno de los alimentos estrellas para este verano es la sandía. Gracias a su dulce y refrescante sabor, las sandías tienen muchos partidarios, pero seamos sinceros, muchos de nosotros no sabemos comprarlas, por lo que cuando nos proponemos a comernoslas, podemos llevarnos sorpresas.

Es por eso que es importante aprender cómo escoger las mejor sandías para que su sabor y consistencia sean las ideales, y lo mejor, no pierdas dinero.

Cuando vas al supermercado te encontrarás con decenas de sandías, todas verdes y con prácticamente la misma forma, por lo que es un poco difícil diferenciar las sandías buenas de las malas, pero existen ciertos trucos.

El primero de ellos es el más sencillo, sólo dale la vuelta a la sandía que te apetezca comprar y busca una parte en color amarillo, a esto se le llama “punto en el campo”. Se trata de una mancha amarilla causada por el suelo en el crecimiento de la sandía. Si no encuentras este punto amarillo quiere decir que no ha estado en el suelo por el tiempo indicado, lo que es sinónimo de falta de sabor

Por otro lado, si la sandía tiene una mancha amarilla o incluso anaranjada, quiere decir que la fruta ya ha madurado, por lo que es el momento perfecto para consumirla.

Si eres más detallista, el color de la sandía demuestra la calidad de la sandía, por lo que siempre buscalas con un color verde mate y evita las que tengan abolladuras o imperfecciones en su forma, ya que quiere decir que recibió de manera inconsistentemente, sol y agua.

Pero para los más expertos, puedes darle golpecitos a la sandía con el fin de escuchar el sonido que producen. Con tus nudillos golpeala suavemente si escuchas un sonido profundo y “hueco” significa que la sandía es deliciosa, pero si escuchas un sonido agudo, quiere decir que esta fruta aún no ha madurado.

La entrada Te enseñamos a escoger la sandía perfecta aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios