La historia de un pollo que logró sobrevivir 18 meses sin cabeza

La historia de un pollo que logró sobrevivir 18 meses sin cabeza

0
Compartir

10 de septiembre de 1945. El granjero Lloyd Olsen y su esposa Clara estaban matando pollos en su granja en Fruita, Colorado.

Olsen decapitaba los pollos, su mujer los limpiaba. Pero algo asombroso ocurrió con uno de los 40 o 50 pollos que pasaron por debajo de su hacha aquel día.

Descubrieron que había uno que seguía vivo, en pie y paseando como si nada hubiese ocurrido. Nada, excepto que ya no tenía cabeza.

Decidieron irse a dormir y esperar a la mañana siguiente a ver si seguía vivo, puesto que parecía algo imposible un hecho como ese.

Pero a la mañana siguiente, según las palabras textuales de su bisnieto Waters: “Esa maldita cosa seguía viva”, tal y como explican en omgfacts.

El granjero llevó ese día todos los pollos decapitados al mercado a venderlos y decidió llevarse consigo este superviviente y allí, en el mercado se apostaba una cerveza con la gente a que tenía un pollo sin cabeza vivo.

Se empezó a extender la noticia sobre un milagroso pollo decapitado que seguía vivo, atrayendo primero a la prensa con numerosas entrevistas a Olsen e incluso dos semanas más tarde llegó un caza-talentos a ofrecerle llevar a su pollo en una gira por el país para ganar algo de dinero extra.

Además, se llevó este pollo a la Universidad de Utah para hacerle una serie de pruebas, pruebas de las que hay oscuros rumores de que científicos de la universidad decapitaron numerosos pollos por medio de operaciones quirúrjicas para intentar entender cómo este seguía con vida.

De esta forma comenzaron su tour por todo Estados Unidos, tour que fue extensamente documentado por la esposa, Clara.

La gente les escribía numerosas cartas, aunque no todas positivas. Algunos llegaban a comparar a los Olsen con los Nazis. Otros (desde Alaska) les pedían cambiar las patas de este pollo por patas de madera. Algunos incluso les dirigían las cartas no como a la familia Olsen sino “a los poseedores del pollo sin cabeza en Colorado”.

El pollo, apodado Miracle Mike (Mike Milagroso), era alimentado con comida líquida y agua, comida que los Olsen introducían directamente en su esófago. Además, tenían que limpiarle de forma continua mocos del cuello para evitar que se asfixiara.

La noche que Mike murió tras 18 meses de vivir sin cabeza. Esa noche estaban es su habitación de motel en medio de un tour, cuando oyeron a Mike toser como hacía siempre cuando los mocos le impedían respirar.

Buscaron la jeringa que usaban para limpiarlos, pero descubrieron que se la habían dejado olvidada donde habían hecho el último espectáculo. Mientras buscaban otra solución, Mike murió asfixiado.

Olsen volvió a intentar más adelante repetidas veces conseguir otro pollo así, al igual que vecinos y gente que quería ganar dinero de esa forma, pero ninguno obtuvo un resultado satisfactorio.

Para muchos este hecho fue milagroso, pero actualmente tras avances científicos que permiten conocer mejor el cuerpo de estas aves, la gran pregunta no es cómo vivió sin cabeza sino cómo no murió desangrado al tenerla cortada.

Al parecer algunas aves, como los pollos, no tienen el cerebro como los mamíferos, sino que tienen gran parte de este por detrás de los ojos, más cerca de su cuello y espalda, por lo que se supone que Mike al perder la cabeza mantuvo algo así como el 80% de su cerebro intacto, lo que le permitió seguir viviendo. Al menos 18 meses más.

Aunque es realmente complicado hacer un corte con un hacha que corte con la suficiente precisión que no mate al animal de golpe y aun más difícil resulta que además no muera desangrado, el pollo de los Olsen lo logró, cambiando la vida de la familia y formando la leyenda del pollo sin cabeza.

¿Qué opinas? ¿Habías oído ya esta noticia antes? ¿Crees que fue real o un simple mito?

La entrada La historia de un pollo que logró sobrevivir 18 meses sin cabeza aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios