Un estudio saca a la luz la razón por la que a...

Un estudio saca a la luz la razón por la que a los hombres no les gusta usar preservativo

0
Compartir

Un reciente estudio realizado en los Estados Unidos ha descubierto que sólo un tercio de los hombres usan condón. Entre las quejas más comentadas se encuentran las molestias que ocasionan, que provocan una disminución de sensibilidad y no se ajustan bien al pene.

Sin embargo, la Administración de Drogas y Alimentos ha abierto la puerta a un nuevo mercado que permita atraer a más hombres al uso del preservativo. Esto es a través de la fabricación de condones a medida.

De hecho, una compañía en Boston, Global Protection Corp., ya inició el proceso, ofreciendo un catálogo de condones en 60 tallas diferentes, combinados con 10 longitudes y 9 circunferencias. Se espera que, con esto, los hombres finalmente se animen a usar el preservativo, pues la principal causa para no usarlo es que no sienten que se ajusta a sus medidas.

El problema actual con los condones, es que tienen una medida estándar de unos 17 centímetros, pero estudios indican que un pene erecto promedio es 2,5 centímetros más corto. El objetivo de este tamaño en el preservativo, es que se ajuste a la mayoría de los hombres y, en caso de que les quede más “grande”, simplemente no se desenrolla por completo cuando se coloca.

Debby Herbenick, una experta en salud sexual de la Universidad de Indiana, realizó una investigación junto a su equipo de trabajo con 1,661 hombres en Estados Unidos. Descubrieron que el 83% de ellos tienen una longitud de pene más corta que los condones estándar, de unos 14 centímetros.

Te puede interesar: Los hombres son más reacios a usar condones con las mujeres atractivas

También encontraron que los hombres suelen quejarse del uso del preservativo en dos cosas. La primera, que a veces es más grande y simplemente se sale. Mientras que, por otro lado, cuando no se desenrolla bien suele apretarles en la base del pene.

Otra compañía, myONE Perfect Fit, también se dedica a vender condones en diferentes tallas. Éstas van de los 12 centímetros y medio a los 23,9 centímetros, con circunferencias de los 8,9 a 12,7 centímetros. Sin embargo, las medidas vienen catalogadas con letras y números que fueron sacados al azar, por ejemplo, E99 o Z22, algo parecido a las tallas de sostenes para mujeres.

Estas son buenas ideas, pero respecto a la mejora en sensibilidad, algunas no son tan buenas. Galactic Cap, por ejemplo, ha desarrollado un poliuretano que sólo cubre la punta del pene adhiriéndose mediante pegamento médico.

El grave problema de esta idea y por la cual no ha recibido aprobación, es que no brinda la protección contra enfermedades de transmisión sexual como los preservativos normales, además de que hay quejas de que resulta doloroso desprenderlo tras su uso.

Charles Powell, su inventor de California, lo vende en $20 dólares, y dice que, si no le permiten vender su producto en Estados Unidos, se trasladará a México.

También, dentro de este mismo tema, hay buenas ideas que están estancadas debido a la falta de apoyo financiero. Mark McGlothlin recibió un apoyo de la Fundación Gates por $100,000 dólares para el desarrollo de condones de colágeno. Éstos dan una sensación más natural y están fabricados a partir de tendón de vaca o piel de pescado.

El problema, es que aún necesita de $2 millones de dólares para poder hacer los ensayos clínicos necesarios. Sin éstos, no podrá recibir la autorización para poder comercializar su producto. Pero no es la única idea que ha recibido apoyo de Gates.

Mahua Choudhury, farmacólogo médico del Centro de Ciencias de la Salud Texas A&M, ha mencionado que algunas compañías buscan invertir en un condón de hidrogel estirable. Junto a esto propone integrar un antioxidante que ayude a promover el flujo sanguíneo para relajar el músculo y así permitir una “erección estimulante”.

Sin embargo, los condones personalizados tienen otros obstáculos que enfrentar. La prueba de “colgar y apretar”, donde se llenan con agua y luego se aprietan para revisar que no halla filtraciones, además del “airburst”, donde se verifica que no estallen al llenarlos con aire.

Cuando se fabrica un condón más chico que el comercial, no resistirá el llenado de agua ni tampoco tendrá la longitud para colocarlo en el tubo de la prueba de aire. Y es que ambas pruebas están diseñadas para los condones comerciales más grandes.

Aunque no todo tiene que ver con la talla. Para la doctora Herbenick, la cultura sobre el uso del condón es mucho más importante que el desarrollar más de 60 tallas. De acuerdo con algunos de sus estudios, aunque los condones a medida tienen menos posibilidad de romperse, sí tienen más posibilidades de resbalarse.

Aunque algunos hombres pueden preferir un preservativo que se ajuste a su pene, la mayoría, junto a sus parejas, están bien con los que existe en la actualidad, concluyó.

La entrada Un estudio saca a la luz la razón por la que a los hombres no les gusta usar preservativo aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios