Un hombre vivió 10 años en el bosque huyendo de su mujer

Un hombre vivió 10 años en el bosque huyendo de su mujer

0
Compartir

Puede que el título suene a clickbait pero no, es el mejor resumen que podemos ofrecer de esta situación. ¿Te imaginas una vida con una mujer controladora que no soporta que pases tiempo fuera de casa?

La mayoría de personas optaría por el divorcio, una solución lógica frente a diferencias irreconciliables en la pareja, pero esa no fue la elección que tomó Malcom Applegate, él dio varios pasos más allá.

Para ser exactos dio bastantes pasos, que le llevaron hasta un bosque. Este jardinero inglés optó por huir de su casa, su familia y su vida en general, todo para comenzar una vida en un camping improvisado cerca de Kingston, al sudeste de Londres.

Si bien quizás no era su intención inicial, el hombre terminó por alargar su estancia en este “nuevo hogar” durante nada menos que diez años.

¿Por qué lo hizo? Según sus propias declaraciones: “Amaba mi trabajo de jardinero, pero mi mujer no aguantaba que estuviese tanto tiempo fuera de casa. Su carácter me resultaba insoportable, llegando a pedirme que redujese mi jornada. Al ver que la relación no prosperaba, opté por coger mis cosas e irme”.

Durante su desaparición, Malcom trabajaba cuidando los jardines en un asilo cercano, hasta que optó por pedir refugio al centro del Ejército de Salvación en Greenwich. Allí decidió ponerse en contacto con su hermana –quien ya le daba por muerto–.

Cuando se le preguntó si estaba pensando en volver con ella, su reacción no pudo ser más clara:

“Bajo ningún concepto”.

Hoy en día Malcom Applegate trabaja recaudando fondos para diversas organizaciones que se dedican a ayudar a personas sin hogar.

Puede que la solución haya sido tajante, pero no puedo dejar de pensar en la sangre fría que este hombre tuvo al decidir escapar de sus problemas, en el concepto más literal de la palabra. ¿Conocéis algún caso parecido?

La entrada Un hombre vivió 10 años en el bosque huyendo de su mujer aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios