Un niño pasa dos horas con la cabeza atrapada entre dos barrotes,...

Un niño pasa dos horas con la cabeza atrapada entre dos barrotes, pero había una forma obvia de liberarlo

0
Compartir

Un niño pasó dos horas con la cabeza atrapada entre dos barrotes de hierro ante la desesperación de sus padres, amigos y familiares por no poder liberarle.

Y es que mientras que el niño jugaba, entrar allí le parecía muy divertido, luego salir no fue tan fácil.

Durante algo más de dos horas probaron todo sin ningún resultado, hasta que el padre de repente se dio cuenta de la solución tan simple que había.

Arthur Garnide, un niño de dos años, y su padre Rodrigo no encontraban la forma de liberarle.

Tanto el padre como otros miembros de esta familia que vive en Serra, Espirito Santo (al sureste de Brasil) se dedicaron durante horas a intentar liberarlo de muchísimas formas.

El incidente grabado por la abuela, Celia, muestra cómo la familia se veía incapaz de liberarlo, incluso cuando el padre, el tío y el abuelo intentaron forzar las barras de diversas formas para intentar doblarlas y así sacar al chico.

Incluso probaron a tirar del infante, a empujar su cabeza… pero nada funcionaba y cada vez se veía más y más agobiado este (así como la familia entera).

Al poco rato pensaron en llamar a los bomberos para que les ayudaran.

Pero después de unas dos horas de esfuerzos sin resultado, de tirar, empujar e intentar doblar; al final el padre encontró una respuesta al problema.

En vez de usar la fuerza para sacar a su hijo o bien doblar las barras, usó la cabeza y encontró la solución más lógica: sacarlo siguiendo el sentido inverso al que el niño había usado para entrar, tal y como se puede apreciar en el vídeo.

Más tarde, el padre entre risas admitió al DailyMail: “Me llevó unas dos horas darme cuenta que todos esos esfuerzos eran una pérdida de tiempo. Sólo era un problema de física con una solución sencilla.”

“Arthur no había metido la cabeza primero, al contrario de lo que pensábamos. Es por eso que habíamos estado mirando el problema de una forma totalmente errónea.”

“Todo lo que teníamos que hacer era sacarlo en la misma dirección a la que él había entrado. Y eso significaba dar la vuelta a Arthur (por los hombros) y deslizarlo a través de las barras.”

“Era tan básico que me avergüenzo de que tardara tanto tiempo en descubrirlo, pero al menos mi hijo está a salvo y sin ninguna herida.”

El vídeo, aunque lleva publicado desde abril, se ha vuelto ahora popular en las redes sociales (con más de 200.000 likes en las redes sociales), mientras que todos los que lo ven aseguran que el vídeo es realmente cómico y que no deberían haber tardado tanto tiempo en descubrir la solución para liberarlo.

Algunos de estos comentarios eran:

“La parte más grande de un niño es su cabeza y más cuando son así de delgados. ¡Seguro que lo recordará el padre la próxima vez!”

“Menos mal que el padre logró liberarlo.”

“Qué mala sensación. Yo no habría sido capaz de actuar tan fríamente si a mi hija le hubiera pasado eso.”

“La solución era evidente, no sé cómo han podido tardar dos horas en darse cuenta…”

A pesar de algunas opiniones negativas en las redes sociales (debido al tiempo que tardaron en encontrar la solución), los comentarios en su mayoría fueron positivos así como de apoyo al padre e incluso asegurando que es normal que tardaran todo ese tiempo en encontrar la solución.

Es más, muchos aseguran que si les hubiera ocurrido eso a ellos, habrían tardado mucho más, porque no es fácil encontrar la solución por muy lógica que sea cuando estás realmente preocupado por tu hijo y este llorando de desesperación.

¿Y tú que opinas? ¿Vistes la solución al momento? ¿Cómo habrías actuado tú?

La entrada Un niño pasa dos horas con la cabeza atrapada entre dos barrotes, pero había una forma obvia de liberarlo aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios