5 mitos sobre la muerte que probablemente crees

5 mitos sobre la muerte que probablemente crees

0
Compartir

El cuerpo de los seres vivos siempre ha estado rodeado de mitos y leyendas que tarde o temprano o son desmentidas por la comunidad científica o son demostradas como ciertas.

Pero los cuerpos de personas ya difuntas están rodeados de una nube de misterio aún más grande, probablemente debido a que no solemos pasar mucho tiempo junto a ellos.

Así que hoy hemos decidido traeros algunos de los mitos que estos tienen, algunos son realmente asombrosos:

1. El pelo y las uñas crecen después de muerto

Este mito que por cierto no es correcto, realmente parece ser verdad cuando se observan los cuerpos de los difuntos. Pero realmente, las células al morir dejan de dividirse por lo cual no es posible que crezca el pelo o las uñas, tal y como explican en Mentalfloss.

Lo que realmente ocurre es que el cuerpo comienza a deshidratarse, lo que provoca que “adelgace”, lo que genera la ilusión de que las uñas y el pelo crecen.

2. Los cuerpos de los difuntos son peligrosos

No hay ninguna prueba científica que demuestre esta afirmación. Se cree que esta leyenda proviene de cuando la gente moría por epidemias en las cuales los virus se transmitían por el aire, por lo cual estar cerca de un cuerpo muerto por esta enfermedad podía provocar la enfermedad.

Como curiosidad, en el siglo XIX existía una teoría llamada la teoría miasmática. Esta creencia estaba muy extendida entre la comunidad médica de la época. La palabra miasma significa “polución” en griego y se consideraba que los cuerpos muertos emitían un aire nocivo conocido como miasma. Dicho “aire” se consideraba que podía llegar a matar a los seres vivos que estuvieran cerca de estos cuerpos. Por suerte esa teoría perdió toda su validez con el paso de los años.

3. Numerosos cuerpos muertos eran extremadamente peligrosos

Continuando la teoría del apartado anterior, se creía (y algunos siguen creyendo) que varios cuerpos muertos son realmente nocivos para la salud.

El ejemplo más claro es cuando hay algún tipo de desastre natural con numerosos fallecidos. Lo primero que hace la gente es entrar en una especie de histeria colectiva en la que recogen todos los cadáveres y los entierran (o incineran), olvidando tareas incluso más importantes en un futuro inmediato.

Esto lo hacen por la creencia de que son nocivos, o si han muerto por una enfermedad que transmitirán dicha enfermedad; cuando realmente cualquier bacteria o virus es incapaz de sobrevivir en un cuerpo muerto por más de unas horas, por lo que realmente no es tan peligroso.

Eso sí, hay algunas excepciones importantes. Por ejemplo, con el virus del ébola. Con este virus, el riesgo de contagio se mantiene muy elevado incluso si los infectados ya están muertos. También hay otros ejemplos, como el VIH (que puede permanecer hasta 16 días vivo en un cadáver), la hepatitis, la tuberculosis o infecciones gastrointestinales.

4. Embalsamar los cadáveres los hace más seguros

Esto, una vez más, no es cierto. A pesar de que alguna gente tiene la creencia de que se debe embalsamar un cuerpo antes de mostrarlo, enterrarlo o incinerarlo, la realidad es que este proceso no es necesario desde un punto de vista legal.

Es más, puesto que normalmente un cadáver no es dañino, embalsamarlo no lo hará más “seguro” para los seres vivos.

Como detalle, los productos para embalsamar son muy tóxicos, así que los que practican esta técnica deben de proteger todo su cuerpo y llevar máscaras para evitar respirar sus gases.

5. Los cadáveres se pueden sentar en la camilla médica

Esto es algo bastante usado en las películas de terror y aunque se muestra como un hecho real y demostrado, no es cierto.

Es verdad que los cadáveres se pueden mover un poco y hacer ruidos debido a los gases y deshechos generados por bacterias; es por ello que si se puede afirmar que los cuerpos se puedan mover un poco.

Pero eso es todo, se pueden mover un poco, no tanto como para sentarse en la camilla.

¿Conocías estos mitos? ¿Conoces algún otro?

La entrada 5 mitos sobre la muerte que probablemente crees aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios