Hacer pasteles para tus amigos es bueno para tu salud mental

Hacer pasteles para tus amigos es bueno para tu salud mental

0
Compartir

A la mayoría de las personas les gustan los pasteles, y si también les gusta prepararlos, encontrarán más placer en ello. Pero esto puede tener muchos más beneficios psicológicos, según explica la profesora asociada de ciencias psicológicas y cerebrales de la Universidad de Boston, Donna Pincus.

La profesora explica que hornear es una forma productiva de autoexpresión y comunicación. De hecho, compara esta actividad con la música o el arte. Cuando alguien se dedica a una de estas actividades, la gente obtiene un alivio al estrés al tener un medio para expresar sus sentimientos.

Una costumbre común en muchas partes del mundo, es llevar comida a alguien cuando un ser querido ha fallecido. Esto porque las palabras pueden ser insuficientes, pero la comida es casi un lenguaje universal, que ayuda a expresar lo que sentimos.

El hornear, de acuerdo con los expertos, es una actividad que puede ser especialmente útil para quienes tienen problemas para expresar sus sentimientos. Un pastel, ayuda a mostrar gratitud, aprecio o simpatía con los demás.

El hornear pasteles puede ayudar a reducir el estrés y aumentar la felicidad. Para empezar, su elaboración requiere mucha atención, estar midiendo los ingredientes, así como el tiempo y emplear diferentes técnicas.

Eso no es todo, pues también se crea una visualización general de lo que ocurrirá a futuro: qué tan grande se horneará, a qué hora se servirá, cómo se presentará, a quiénes se entregará, etc. Todos estos factores ayudan a mantener el cerebro ocupado, lejos de pensamientos negativos que pueden conducir a la tristeza y con ello a la depresión.

Uno de los mejores ejemplos de esto es John Whaite, el panadero que ganó “The Great British Bake Off” en 2012. De acuerdo a una declaración que hizo públicamente, el hornear ha sido de gran ayuda para su tratamiento de la depresión maníaca.

La profesora Pincus, detalla un poco más el por qué el hornear un pastel representa una gran satisfacción para quienes realizan esta actividad. Explica que, al final de este proceso, se obtiene una recompensa tangible a corto plazo, lo que incrementa la felicidad, a diferencia de otras actividades, cuyos resultados no se ven hasta tiempo después.

Pero, mientras que el acto de hornear representa una sensación general de bienestar, compartir el resultado con los demás incrementa todavía más esa sensación. Hornear para los demás puede aumentar la sensación de bienestar, contribuir al alivio del estrés y brindar una sensación de que se ha hecho algo bueno por el mundo.

El hornear pasteles incluso se ha considerado una forma de altruismo, pues el trabajo, batir y decorar, es un acto desinteresado de alguien para darle algo a los demás. En este caso, el pastel que se compartirá con otros comensales.

Pero no es simplemente la acción de cocinar en sí, pues, como mencionamos arriba, la comida tiene un significado muy especial para las personas. El compartir alimentos, es compartir los sentimientos, esto obviamente cuando se hornea no para llamar la atención o para destacar de los demás, como, por ejemplo, en una competencia de pasteles.

Donna Pincus menciona sin embargo que esta actividad no es recomendada para todo el mundo. Esto porque no a todos se les da el hornear, lo que puede llevar a un efecto contrario, como la frustración y de ahí a la depresión.

Si a alguien no le gusta cocinar u hornear, no es para ellos. Esto es mejor para aquellas personas que se sienten cómodas en la cocina. “Mientras no sea estresante y no obligatorio, puede ser beneficioso para todos”, concluye la profesora.

Algunos han solicitado a Pincus que les comparta este método para implementarlo como tratamiento con pacientes que sufren depresión. Pero, en caso de que no sean fanáticos de la cocina, lo mejor es buscar otras actividades similares.

La entrada Hacer pasteles para tus amigos es bueno para tu salud mental aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios