El regalo perfecto para los amantes de la carne

El regalo perfecto para los amantes de la carne

0
Compartir

Sabemos que aquellas personas que gozan del sabor de la carne suelen buscar cada vez mayores placeres para su paladar: primero es un trozo de carne poco hecho con salsa, después un chuletón a la piedra…

También hay entusiastas que llegan a un punto donde sólo compran carne en algunas de las carnicerías más famosas gracias al nivel de calidad de sus productos. Por las piezas de buey auténtico se pagan auténticas barbaridades, y es perfectamente normal ver como un animal sacrificado con más de 10 años cuesta más de 100 euros el kilo en sus trozos más nobles.

Más allá de la carne que podemos encontrar en nuestro país –excelente, dicho sea de paso– algunos mitos han traspasado las fronteras hasta llegar a nuestros oídos. Estamos hablando, cómo no, del Wagyu, más conocido coloquialmente como ‘carne de Kobe’.

Si bien la leyenda de la carne de Kobe ha sido alimentada por algunos bulos como que los animales beben sake y reciben masajes (una práctica abandonada hace ya más de tres décadas), lo cierto es que no necesitan esto para presentar un alto índice de marmoleo.

La carne de Wagyu, en especial la Matsusaka, es de lo más impresionante que podamos llegar a encontrar. Su nivel de grasa entrevetada es absolutamente impresionante, y es justamente esto lo que hace que se convierta en una auténtica delicia.

Eso sí, lamentablemente no es barata: esta maravilla gastronómica escasea, y en consecuencia, el precio sube osteniblemente.

Si bien es cierto que es normal pagar tickets de más de 40.000 yenes (300 euros) por una ración generosa de esta carne acompañada de un buen vino. lo cierto es que encontramos carnes regalos todavía más caros que hacer a los amantes de la carne. Eso sí, también dentro de la denominación de origen que os comentaba anteriormente.

Este bentō cuesta 2500 euros con impuestos incluidos y está compuesto, tal y como se puede ver en la imagen, de wagyu. No viene poco precisamente –más de 4 kilos–, pero es que el precio que le acompaña también quita el hipo.

La comida está organizada según el tipo de corte del animal, motivo por el que la disposición se ha planteado de esta curiosa y visual manera.

Naturalmente también viene convenientemente aderezado con distintos tipos de salsa y casi dos kilos de arroz. Suficiente para comer durante varios días sólo de esto, pero gastándote el equivalente a varios sueldos mínimos mensuales…

¿Habéis probado alguna vez el Wagyu? ¿Os ha parecido tan fantástico como para gastaros semejante dineral en un bentō como este?

La entrada El regalo perfecto para los amantes de la carne aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios