La vaca que se cree un perro

La vaca que se cree un perro

0
Compartir

Una granja en Asheville, Carolina del Norte, luce como cualquier otra, llena de animales como gallinas y vacas, si no fuera por un singular residente: un becerro Highland el cual cree que es un perro y no una vaca.

Todo comenzó cuando Adam y Emily Hopson se dieron cuenta de que James, el becerro, al parecer había nacido con daño cerebral por falta de oxígeno, que se llama síndrome de la pantorrilla ficticia, lo que le impedía poder beber leche de su madre al no saber amamantarse.

Los dueños de la granja decidieron llevarlo a casa y alimentarlo durante dos semanas, y después de crecer rápidamente, decidieron incorporarlo a su rebaño, pero fue rechazado e ignorado debido a que el resto del ganado sabía que había algo mal en él.

Adam y Emily decidieron llevarlo de nuevo a casa, donde, al convivir durante mucho tiempo con perros, ahora se cree uno de ellos. El joven toro de 4 meses disfruta jugar con sus amigos caninos, además de ser muy cariñoso pues le gusta lamer y ser acariciado.

El problema ahora, es que está creciendo demasiado rápido y los perros ya no serán capaces de soportar los golpes de cabeza que James les da a modo de juego. Pero, como ya no será aceptado en el rebaño y definitivamente tampoco por los perros cuando termine de crecer, sus dueños decidieron comprar otros becerros huérfanos para que convivan con él en una parte de la granja.

Incluso se ha vuelto famoso en las redes sociales, pues aparece en la cuenta oficial de la granja en Instagram, donde ha cautivado al público con su cariñosa actitud y usando disfraces caninos como de súper héroe o de personajes de Star Wars.

La entrada La vaca que se cree un perro aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios