Cómo darse un capricho sin disponer de dinero

Cómo darse un capricho sin disponer de dinero

0
Compartir

Viajar, comprarse un teléfono de última generación, irse de tiendas exclusivas, pagarse un curso de idiomas en Londres, renovar la cocina de casa… todos tenemos algún sueño aparcado que nos gustaría realizar, pero el problema es el dinero. En la mayoría de casos, los sueldos no llegan para financiar esos proyectos y las ilusiones se aparcan esperando un golpe de suerte o que llegue el verano para cobrar la paga extra.

Pero muchas personas han dejado de esperar. Los minicréditos por internet y las nuevas alternativas financieras están propiciando un cambio de planteamientos en muchas personas. Los préstamos rápidos han dejado de ser un recurso exclusivo para tapar agujeros y solucionar imprevistos. Cada vez más, los consumidores solicitan dinero exprés para satisfacer necesidades no urgentes.

Tipo de créditos

Existen diferentes alternativas financieras para conseguir dinero de forma rápida. En estos momentos, la opción que triunfa entre los consumidores es la de los créditos rápidos por internet.

Créditos online

Son préstamos rápidos sin papeleo y sin necesidad de nóminas ni avales, que se tramitan 100% online y se resuelven en cuestión de minutos. El solicitante tan solo ha de rellenar un cuestionario con sus datos personales y aportar un número de cuenta. El mecanismo está totalmente automatizado de manera que, si no hay impedimentos, el cliente puede conseguir su préstamo en menos de un cuarto de hora.

Las cantidades varían dependiendo de la entidad, pero pueden alcanzar los 700 euros en una primera solicitud. Por lo general, el préstamo se devuelve en un solo plazo, pero pueden pactarse otros términos o ampliaciones.

Créditos telefónicos

Funcionan de manera similar a los créditos online, pero se tramitan a través del teléfono. Algunas empresas de crédito ofrecen la doble opción a los clientes: la tramitación online o bien la vía telefónica. En ambos casos, se busca la comodidad del cliente y, sobre todo, la rapidez.

Créditos preconcedidos

Son préstamos que ofrecen los bancos sin que el cliente los solicite y que suelen estar reservados a personas de confianza o con una trayectoria de solvencia demostrada dentro de la entidad. No requieren un papeleo excesivo ni visitas al notario; en la mayoría de casos, tan solo se precisa una firma por parte del interesado.

Las cantidades preconcedidas dependen de cada entidad y de factores como la nómina del cliente, su antigüedad en la entidad, los recibos domiciliados o la existencia o no de otros créditos pendientes de pago. Por regla general, el mínimo que se preconcede son unos 6.000 euros.

¿A qué se destinan los préstamos rápidos?

Los préstamos rápidos surgieron en época de crisis para resolver problemas puntuales de liquidez: averías de electrodomésticos, imprevistos, facturas más altas de lo habitual, cuesta de enero, etc. En la actualidad, también se utilizan con frecuencia para financiar proyectos de ocio programados, como unas vacaciones con la familia, estancias en el extranjero etc.

Otras motivaciones para solicitar un crédito online son el pago de matrículas en centros de estudio y la adquisición de aparatos tecnológicos de última generación, como teléfonos móviles. También hay personas que optan por estos préstamos para financiar tratamientos estéticos.

La entrada Cómo darse un capricho sin disponer de dinero aparece primero en Me Asombro.

No hay comentarios